La actualización busca adecuar las Guías a las acciones tomadas en el marco del proyecto para prevenir la erosión de la base fiscal y traslado de las utilidades, mejor conocido por sus siglas en inglés BEPS.

Esta actualización introduce varias modificaciones, entre ellas:

  1. Recomendaciones sobre el uso regímenes de protección (safe harbours).
  2. Requerimientos de documentación tal como comentarios sobre Archivos Maestros (Master File) y Archivos Locales, así como sobre los reportes País-a-País (country-by-country reporting)
  3. Servicios entre partes relacionadas.
  4. Acuerdos de contribución de costos
  5. Restructuración de negocios

Esta nueva versión de las Guías refleja la preocupación por el aumento de la complejidad de cumplir con el principio de plena competencia (arm´s length), por ejemplo, al cambiar la posición anteriormente adoptada de no recomendar los safe harbours, y en cambio recomendar su adopción para transacciones menos complejas y pequeños contribuyentes, aunque sigue reconociendo sus potenciales efectos adversos. Igualmente, para los servicios entre partes relacionadas ofrece ejemplos de cómo simplificar la facturación de los servicios de un centro de servicios compartidos a sus partes relacionadas a través de razones que hagan fácil el cálculo de la distribución.

A pesar de que Panamá no forma parte de la OCDE, el artículo 762D del Código Fiscal reconoce que las Guías son referente técnico para la interpretación de nuestras normas de precios de transferencia, por lo que la actualización de éstas tendrá efectos en Panamá. Algunas actualizaciones como la adopción de safe harbours sí requerirán una modificación de las normas panameñas de precios de transferencia pues su implementación va más allá de una interpretación.

Le invitamos a discutir sobre cómo esta actualización pudiera afectar su negocio.